Corporación

Carta A Comunidad de Presidente de la Corporación

Garantizar la seguridad y el bienestar de nuestros funcionarios y comunidades educacional, continúa siendo nuestro compromiso número uno,  estamos  realizando lo que nos corresponde a través del distanciamiento social y otros esfuerzos compartidos, para ayudar a garantizar la seguridad de familias, amigos y vecinos y, en última instancia, lograr derrotar la pandemia de COVID-19.

Hoy, estamos siendo testigos de lo que seguramente será recordado como un despliegue histórico de trabajo a distancia y acceso digital a servicios en todos los terrenos, como son la medicina, educación, gobierno, entretenimiento y más.

También quiero subrayar la proactividad de nuestros profesores y en general todas las personas que trabajan para nuestra Corporación, que han proporcionado las soluciones para trabajar en “las mejores condiciones posibles”, dadas las circunstancias.

Hoy en día, nuestra sociedad por diversos motivos ha debido adaptarse a realizar la mayoría de sus procesos o interacciones a través de la tecnología y la educación no  es la excepción. Pero ¿Qué se entiende por este nuevo concepto de educación digital?

Debemos entender que no se refiere a únicamente a apretar el botón de encendido del computador, encender una cámara digital con un micrófono y hacer uso de la palabra.

En la mayoría de los establecimientos educacionales obedeció como respuesta a la  crisis sanitaria que nos afecta desde hace meses.

Es aquí donde las siguientes interrogantes son valederas ¿Cuál es mi rol en esta actividad? ¿Qué hago para cambiar o mejorar este proceso de educar?

La tarea de educar, de formar personas exige poseer y manejar diversas herramientas y conocimientos, pero en esta actual situación resulta una tarea más que titánica el ejecutar un proceso de manera detallada y a conciencia, involucrando las diversas realidades para así obtener un impacto positivo.

No es raro el que surjan cuestionamientos ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿hay o existe una retroalimentación profesor/alumno? ¿aprenderan de lo que estoy hablando? Y muchas otras más.

Cuestionamientos que de alguna manera buscan o intentan justificar cual es el correcto funcionamiento del proceso enseñanza aprendizaje que se está llevando a cabo día  a día, pero, por sobre todo, el concluir que las clases en linea no son la herramienta más efectiva para el aprendizaje.

Todo el mundo tiene un rol que cumplir, y esto incluye tomar las precauciones necesarias para protegernos a nosotros mismos y a la gente que nos rodea.

El reto más trascendente no es concluir el ciclo escolar o agotar los programas de clases. Es más profundo: aprendamos de las circunstancias, trabajemos juntos, aprovechemos los recursos y valoremos el privilegio de la vida.

El gran reto, para mí el más importante, es pedagógico. El proyecto educativo

Seguramente la experiencia tendrá buenos resultados en algunos cursos; en otras, menos buenos, y en algunas, inevitablemente, malos o desastrosos. Dependerá de distintos factores. A la tecnología  debemos sumar dos ingredientes: la actitud y preparación de los profesores, así como la voluntad y posibilidades en el hogar.

Para los Padres entendemos que no ha sido una tarea fácil, ya que ha significado, tanto de parte de ustedes como de sus hijos, la inversión de energía y esfuerzo, en la generación de nuevos hábitos y del establecimiento de nuevas rutinas en casa, las cuales no se adquieren de un momento a otro, sino de forma paulatina, a través de la práctica sostenida en el tiempo.

Comprendemos que vuestra labor como padres, en el contexto en el cual nos encontramos, es compleja y requiere de un gran esfuerzo emocional y mental, para lo cual se necesita desplegar una serie de habilidades psicoemocionales como el autocontrol, la tolerancia, la empatía, la capacidad de afrontar situaciones de estrés y la flexibilidad, necesaria para adaptarse a nuevas situaciones de vida

La pandemia es campo para aprendizajes de otra naturaleza, esos que llamaríamos “para la vida”, que es así como tendría que ser toda la educación. Porque la educación siempre tendría que prepararnos para la vida, porque las matemáticas, la historia, la literatura, la educación física o las ciencias tienen ese sentido final.

Quiero imaginar que la pandemia desafió lo mejor de las educadoras y educadores; que no lo vieron como más trabajo, sino como oportunidad para aprender enseñando.

Deseo que las educadoras y educadores que habían perdido la ilusión que los llevó al Colegio por primera vez, la recuperen ante la necesidad de lograr que sus estudiantes, lejos, en otro lugar, sin muchos recursos, puedan aprender de forma significativa.

Me gustaría que los educadores en la Educación Media descubrieran que estudiar biología, química o ciencias puede despertar más interés ahora, para entender el funcionamiento del cuerpo humano, de las enfermedades, de las vacunas, del trabajo científico.

Que es un buen momento para entender la geografía, la historia de Chile y universal, o las disparidades delirantes en el país más poderoso del mundo, cuyo centro financiero, Nueva York, es atacado por un bicho invisible.

Que es el mejor momento para desarrollar las emociones y valores de la solidaridad, la generosidad, el cuidado del otro, la responsabilidad por lo colectivo, la alegría, la resiliencia, el amor.

,

 Para finalizar el reto más trascendente no es concluir el ciclo escolar o agotar los programas de clases. Es más profundo: aprendamos de las circunstancias, trabajemos juntos, aprovechamos los recursos y valoremos el privilegio de la vida.

 

Raúl Pinto

Presidente Corporación Colegio Concepción Linares

«La Corporación Educacional Colegio Concepción Linares es una institución sin fines de lucro que promueve la educación laica, pluralista y tolerante»